Reseña: ¿Qué debemos aprender de las pasadas investigaciones en Tecnología Educativa?

Reseña: ¿Qué debemos aprender de las pasadas investigaciones en Tecnología Educativa?

De Julio Cabero Almenara Universidad de Sevilla

Comenta: Lic. Silvia Martinelli – LabTIC / UNIPE

 

  • REFERENCIAS INICIALES

En el artículo “Retos y tendencias sobre el futuro de la investigación acerca del aprendizaje con tecnologías digitales“. RED N° 32, septiembre de 2012, comentado en este mismo espacio en julio de 2013, Begoña Gros Salvat su autora, advertía sobre los resultados obtenidos en las investigaciones en torno a las prestaciones tecno-pedagógicas adecuadas para favorecer el aprendizaje de los estudiantes, de las últimas dos décadas.

En dicho artículo, la pedagoga española sostiene que, a menudo, las investigaciones se establecen en términos comparativos acerca de los beneficios de “una determinada tecnología en el aprendizaje utilizando modelos causa-efecto que simplifican realidades en las que intervienen muchas variables”. (Gros, 2012:1)

En el mismo sentido transita el texto de Julio Cabero Almenara ¿Qué debemos aprender de las pasadas investigaciones en Tecnología Educativa? publicado en la Revista Interuniversitaria de Investigación en Tecnología Educativa (RIITE) accesible en:

http://revistas.um.es/riite/article/view/256741

Para el autor

La Tecnología Educativa (TE) ha sido una de las disciplinas de la Ciencias de la Educación que más ha evolucionado en el terreno de las Ciencias de la Educación, aunque también debemos reconocer que en los últimos tiempos se ha dado un cierto retroceso de sus principios, que afortunadamente se está superando, por su equiparación desde ciertos sectores con la aplicación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

… En su evolución han intervenido diferentes acontecimientos que van desde las transformaciones ocurridas en las corrientes psicológicas que tradicionalmente la han fundamentado (Cabero, 2001, Cabero y Llorente, 2015), la significación adquiridas por las TIC en la sociedad del conocimiento con la aparición constantes de tecnologías emergentes (Cabero, 2016), el reclamo de ampliación de su fundamentación teórica, y el asumir que no es algo monolítico y por tanto transferible y aplicable en cualquier contexto (Cabero, Barroso y Llorente, 2015).  (Cabero, 2016:1)

Esta afirmación lo lleva a preguntarse si también ha repercutido en las visiones existentes sobre su investigación y plantea dos preguntas que intentará responder: ¿qué debemos aprender de los pasados estudios de investigación en TE? y ¿cómo abordar las futuras investigaciones en TE?

En el desarrollo del texto recupera lo dicho por Begoña Gros (2012:2)

“Los estudios sobre el uso de las TIC para el aprendizaje forman parte de un ámbito de estudio amplio y multidisciplinar en el que se combinan miradas e intereses muy diversos. No obstante, muchas de las investigaciones comparten un mismo problema: no proporcionan respuestas suficientes que permitan analizar y diseñar las prestaciones tecno-pedagógicas adecuadas para favorecer el aprendizaje. Además, tampoco se aprecia una investigación acumulativa y, a menudo, se tiene la sensación de estar siempre formulando las mismas preguntas.”

En esa evolución indica Julio Cabero (2016), se ha ido pasando de preguntas más triviales del tipo: “el medio X permite mejores aprendizajes que el medio Y”? a otras más ricas y significativas del tipo:

  • ¿Cómo diseñar los recursos didácticos para que se adecuen a las características de los estudiantes?
  • ¿Cómo facilitar un enriquecimiento cognitivo de los estudiantes mediante el diseño de tecnologías de formas específicas?
  • ¿Cómo crear escenarios enriquecidos de aprendizaje?
  • ¿Cómo comprender la significación que los contextos, virtuales o analógicos, tienen en el comportamiento psicoeducativo de los medios?
  • ¿Qué actitudes presentan los docentes y discentes respecto a las TIC y cómo las mismas repercuten en la interacción que establecen con ellas?
  • ¿En qué criterios los docentes se apoyan para tomar decisiones respecto a la incorporación de las TIC a la práctica educativa y hacia formas concretas de movilización en la enseñanza?
  • O, ¿cómo los medios construyen y crean un imaginario social, y potencian diferentes visiones de la realidad creando una “realidad medida”? (Cabero, 2016:3)

Después de estos comentarios, el autor va a responder a las dos preguntas ya señaladas. La primera:

  • ¿QUÉ DEBEMOS APRENDER DE LOS PASADOS ESTUDIOS DE INVESTIGACIÓN EN TE?

En esta cuestión, el autor resalta aspectos de las investigaciones ya realizadas sobre los que es preciso reflexionar:

  • Superar el modelo comparativo de medios.

En este caso los problemas observados se vinculan con el tipo de estudio (experimental elemental), la falta de control del efecto novedad (que despierta interés o captura la atención de los estudiantes en un lapso de tiempo determinado), el riesgo de transformar los contextos educativos y la práctica docente, olvidar el contexto particular en el que se incorporan las tecnologías, las características psicológicas y cognitivas de los estudiantes son determinante de los resultados alcanzados, así como el rol clave del docente.

En definitiva, al decir de Evgeny Morozov: superar las visiones del solucionismo tecnológico que ha imperado e impera en la tecnología educativa (Morozov, 2015 en Cabero, 2016:5).

  • Falta de fundamentación teórico.

En este apartado, señala con rigor la falta, muchas veces, de marco teórico sólido de quienes investigan en el tema, dando cuenta de investigaciones que así lo corroboran. Indica la importancia de formarse metodológicamente y concluye con un listado de espacios académicos de referencia -repositorios de artículos- de lectura previa y obligada para quienes van a investigar el tema de la Tecnología Educativa. Entre otros, menciona los grupos de Tecnología Educativa de distintas universidades españolas y journals, revistas y sitios web.

  • Combinación de diferentes metodologías y técnicas y estrategias de investigación.

Otra crítica significativa hecha a la investigación en TE refiere a la poca variabilidad de diseños y metodologías que se han empleado.

Diferentes autores mencionados en este punto, proponen la ampliación de las técnicas y metodologías de investigación sugiriendo el uso de: estudios longitudinales, combinando métodos cuanti y cualitativos, así como aumentar las técnicas e instrumentos de recogida de información juicio de expertos, etc.

Este cambio de orientación metodológica, puede también observarse en la transformación de los interrogantes y preguntas que buscan analizar otras variables tales como “las actitudes mostradas hacia las TIC, la significación de los estilos de aprendizaje, los niveles de satisfacción mostrado cuando se interacciona con las TIC, la adquisición de competencias digitales, los niveles de alfabetización múltiples, el grado de satisfacción mostrado en la interacción con ellas” (Cabero, 2016:7).

  • Tendencia hacia los estudios sistémicos.

En este caso se refiere a la conveniencia de usar estudios donde interactúan diferentes variables, a saber: pedagógicas, tecnológicas, sociales, organizativas.

  • Ampliación de los informantes.

Como su nombre lo indica, el autor sugiere abrir el juego de las preguntas a otros actores de la comunidad educativa y no centrarlo solo en estudiantes y docentes.

Por último y a manera de síntesis, recupera autores como Salomon (1991), Thompson y otros (1992) y Cabero (2007), respecto a las experiencias adquiridas en pasadas investigaciones en tecnologías, y sugiere, a la hora de realizar nuevos estudios.

  • No olvidar que el alumno es un procesador activo y consciente de información. Es importante analizar lo que el medio hace con el alumno, y lo que el alumno hace con el medio.
  • Asumir que el aprendizaje mediado no se produce en el vacío sino en un contexto complejo e incierto, aunque sea el del ciberespacio.
  • Los efectos de los medios no son unidireccionales. Alcanzan diferentes dimensiones: de la persona, de la estructura organizativa y el clima donde la tecnología se inserta.
  • No partir de cero siempre. No olvidar de los descubrimientos obtenidos en las investigaciones con otras tecnologías que pueden ser valiosas.
  • Conocer las posibilidades que los entornos tecnológicos tienen para el rendimiento y el recuerdo de la información, y para el desarrollo de procesos cognitivos de orden superior.
  • Pensar que las TIC potencian entornos diferenciados de interacción y analizar las consecuencias divergentes que las mismas introducen.
  • No olvidar las posibilidades de fundamentación que se puede adquirir desde la “Mass Communication Research” y las reflexiones que aporta para comprender el papel sociológico que juegas las TIC, como configuradoras de una nueva realidad social.
  • ¿CÓMO ABORDAR LAS FUTURAS INVESTIGACIONES EN TE?

Para cerrar el artículo que se reseña, Julio Cabero (2016) cita al Dr. Jesús Salinas (2012) cuando dice:

No se trata tanto de una investigación empírica, cuantitativa orientada a la generalización de resultados, como de una investigación con implicaciones sobre la práctica, cuyo énfasis es la solución de problemas y la construcción de conocimiento dirigido al diseño, desarrollo y evaluación del proceso educativo, así como a desarrollar principios y orientaciones para futuras investigaciones y que cada día acumula mayor respaldo. (Salinas, 2012, p.6).

Asimismo, retoma al profesor Salinas y señala la matriz de investigaciones propuesta por Stokes (1997) que denominó “Cuadrante de Pasteur” (fig. nº 1).

En esta matriz la investigación se coloca en cada uno de los cuadrantes dependiendo de si el investigador está buscando conocimiento fundamental o no y si está implicado o no con los usos prácticos de los resultados de investigación o no.

En este último caso Julio Cabero considera que, de tanta utilidad son las metodologías cuantitativas como cualitativas, y que lo que es verdaderamente necesario es que la aplicación de la misma en una investigación esté bien justificada y aplicada.

Para terminar, apunta diferentes líneas y problemáticas de investigación que podrían abordarse en el futuro, algunas de las cuales expone:

  • Estrategias de formación del profesorado para el uso técnico, sémico y didáctico de los medios.
  • Utilización de las TIC para sujetos con necesidades educativas especiales.
  • Interacción que el sujeto establece con los nuevos canales de comunicación y con la web 2.0.
  • Utilización de los medios para la creación de contextos significativos de aprendizaje (p.e. aprendizaje cooperativo, situado, aumentativo…).
  • Análisis de la dimensión organizativa para la introducción de las TIC.
  • Transferencia de información vía medio.
  • Realización de entornos telemáticos flexibles y bajo el concepto “just-in-time”.
  • Estudios sobre la significación social de las tecnologías. Brecha digital.
  • Currículum oculto en las nuevas tecnologías. Valores que transmiten las TIC.
  • Análisis de la dimensión organizativa para la introducción de las TIC.
  • Estudios económicos. Análisis coste-beneficio de incorporación de las TIC.
  • Género e interacción con TIC (Tecnofeminismo).
  • La construcción social del conocimiento a través de las TIC (Redes sociales)
  • Impactos sociales, culturales y psicológicos de los medios.

 

Nota de la comentarista:

El texto es amigable, de fácil lectura y con señalamientos necesarios e imprescindibles a la hora de empezar una investigación sobre tecnologías en educación.

Silvia Martinelli, Luján, agosto de 2016

Comparte este articulo
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Los comentarios están cerrados.